mauroliver gestión integral y comunicación de proyectos de bien público en la escala necesaria

Los olvidados por el hombre

Estimados compañeros de bifurcaciones:

Soy Mauro Oliver, ente otras cosas presidente de la Cooperativa de Trabajo Reciclaje Liebig Ltda., Mat. Nac. 39.354 (Res. 3026/2011 INAES).

Desde fines de 2009, los trabajadores ambientales que integramos la cooperativa estamos a cargo de la responsabilidad operativa de la Planta de Tratamiento de Residuos Liebig.

Nos especializamos en la gestión social integral de los residuos sólidos urbanos, tanto de los domiciliarios de Pueblo Liebig (una pequeña localidad entrerriana de la costa del Uruguay con 1000 habitantes), cuanto de los desechos industriales no peligrosos que algunas empresas de la zona nos entregan sin cargo, gentilmente.

Para darles una idea de la escala, son más de 3 años de trabajo durante los cuales hemos evitado —metiendo la mano en la basura en las peores condiciones imaginables— que alrededor de 1.800.00 kilos de basura (1800 toneladas, 50.000 kilos por mes) terminen enterradas y colapsando el entorno, nuestra casa.

Hemos recuperado al circuito productivo más del 60%, del total en promedio, procesando distintos tipos de materiales reciclables como cartón y papel, PET, bazar, soplado, polietileno de alta y baja densidad, film stretch, silobolsa, bolsones, bidones, vidrio, chatarra, metales, madera, entre otros.

Apenas sobrevivimos, gracias al esfuerzo realizado y a la comercialización de lo recuperado (no contamos con subsidios ni planes ni contratos de obra) con un mínimo valor agregado, ya que desde los inicios carecemos en el predio de energía eléctrica, de provisión de agua, de sanitarios, de cerramiento perimetral, entre una larga lista de carencias.

Aún teniendo máquinas propias para agregar valor, desarrolladas y construidas con nuestras propias manos, en todo este tiempo hemos realizado nuestras tareas manualmente, en condiciones de una precariedad enorme. Acerca de ambas, las tareas y la precariedad, sabemos mucho porque el aprendizaje y la experiencia se acumulan, por ejemplo en las cicatrices del cuerpo y en el inquebrantable deseo del espíritu de ir siempre hacia adelante.

Hoy en día, muy a nuestro pesar y una vez más, cíclicamente, estamos pasando una situación humanamente difícil. Se nos dificulta cada vez más comercializar los materiales en el estado en que se encuentran, no tenemos movilidad para ir diariamente a trabajar a la planta, distante 7 km de los hogares, muchas veces se llega caminando.

Necesitamos creer que algunas puertas por fin llegarán a abrirse, y que nos posibilitarán encaminarnos hacia una nueva etapa en este emprendimiento socio~ambiental~productivo que tiene mucho para aportar a la comunidad y al ambiente, mejorando la calidad de vida en nuestra región.

Como no los quiero aburrir y para cerrar este espacio de comunicación que, con mis compañeros de la cooperativa, necesitábamos abrir hacia el afuera, les hago un pedido sencillo: si disponen de 14 minutos de su tiempo, espero que a través del relato de Mario Vernay, impulsor del proyecto y secretario de la cooperativa, tengan la oportunidad de escuchar acerca de nuestra situación actual.

Los olvidados por el hombre (no por dios) from mauroliver on Vimeo.

Si les interesa saber más acerca del proyecto, pueden darse una vuelta por acá.

Saludos entrerrianos, y gracias por la atención.

Mauroliver